Oct 10 2014

Vive y Deja Morir

3 horas antes

–"Bien, aquí es… y vaya que ha pasado el tiempo…" –dijo Ritvon en voz baja acercándose a la entrada.

Ritvon había recorrido media ciudad desde su encuentro con los ‘Deadguns’.

Sus primeros destinos habían resultado vueltas en vano; casas vacías sin rastro alguno de quienes las habitaban o entes ajenos que fueron derribados al momento.

Ahora, sólo faltaba una más en la lista, y aunque había cumplido con sus promesas habiendo regresado para saber si se encontraban bien, Ritvon se sentía un poco desesperado al no encontrar nada en sus visitas anteriores.

–"¡Rayos!".

La puerta se encontraba entreabierta y eso no podía significar nada bueno.

–“¡Darna! ¿Estás ahí?” –preguntó Ritvon al abrir la puerta, dejando entrar un poco de luz a la casa.

–"¿Ritvon?".

Una voz le había contestado desde lo profundo.

–"Darna, ¡eres tú! ¿Estás bien…?" –se alegró Ritvon dando unos pasos adentro, tan sólo para ser interrumpido.

–"¿Qué haces aquí?… ¿Por qué viniste?" –contestó Darna con tono reprimente pero suave.

–"Eso no importa ahora. Vámonos, ya luego te explicaré…"

–"No…” –volvió a interrumpir Darna –: "¿Por qué tuviste que venir? ¿Por qué no pudiste simplemente dejarme y olvidarte de mí?"

–"…".

–“Vete…” –suspiró Darna quedamente.

–“Pero…”.

¡CRASH!

Una taza se estrelló contra la puerta, rompiéndose en pedazos.

–"¡QUE TE VAYAS!" –gritó fúrica Darna tras haber destrozado la taza a escasos centímetros de Ritvon.

~POM~

Un latido resonó por los adentros de Darna. Los escalofríos se hicieron presentes; un punzante y agudo dolor la recorrió desde su hombro hacia todo su cuerpo. Fue entonces cuando Ritvon se dio cuenta: Darna había sido mordida.

–"!AAAAAAAHHHHHH!" –aulló Darna desgarradoramente.

–"… Mierda… esto no puede ser bueno" –dijo Ritvon sin remedio.

Darna se había transformado en un zombie en cuestión de segundos. Sus ojos se habían reducido, el contorno se había vuelto más sombrío y varías llagas habían aparecido por su rostro, como si el virus la hubiera consumido o quemado por dentro al momento del cambio.

De inmediato salió disparada contra Ritvon con aquella furia contenida.

Ritvon, sin pensarlo dos veces y en un movimiento rápido, se lanzó igualmente hacia ella, tomándola del cuello y azotándola contra el suelo justo antes de que ella pudiera clavarle las garras.

En el suelo, Darna forcejeaba por seguir atacando –."Lo lamento…" –sollozó Ritvon –: "Vine para intentar cumplir mi promesa… pero parece que no llegué a tiempo…".

El forcejeo continuaba, con gritos de desesperación por parte de ella.

Ritvon había tomado su escopeta aún sosteniendo a su atacante y luchando por mantenerla inmóvil.

–"… Adiós".

¡BANG!


–"Listo, es la última maleta" –dijo Chechel aventando una valija en la parte trasera de la minivan e Ixion daba una última revisión a la casa asegurándose de que nada importante quedara olvidado, mientras los demás acomodaban todo dentro de Gorgor.

La mañana había llegado con pocos tumultos, pero el lugar se encontraba en escombros y sería difícil resistir una noche más como la que habían tenido que pasar la velada anterior.

–"¡Pero no podemos irnos! ¿¡Y si regresa!?" –alegaba intensamente Chick.

–"Ay, hasta crees que va a regresar" –resaltó Ixai.

–"¡Tú cállate Wato!".

–"Ven y cállameee".

–"¡Maridito, ya ponlo en paz!".

–"¿Pues qué? Si me dejaron a mí, ¿por qué no lo podemos dejar a él?”.

–"Porque a él si lo queremos" –respondió Gotshi.

–"¡AH! ¿Y a mí no me quieren? Si me amaaaan" –exageró con las manos Ixai.

–“¡A ver!” –interrumpió Ixion –: "Tenemos que irnos, punto; Es la mejor estrategia”.

–"Pero…" –quiso objetar Chick, sin embargo Ixion prosiguió –: "Mira, si ya no regresa, nosotros nomás estamos perdiendo tiempo aquí, en lugar de estar buscando un buen lugar para salvaguardarnos".

–"Salvaguardarnos, que chistoso" –rió Chick bobamente.

–"PEEERO, si nos vamos y le dejamos una nota cifrada, es probable que pueda encontrarnos. Si es capaz de regresar aquí, entonces será capaz de seguirnos la pista".

–"¿Y por qué cifrada?" –cuestionó Gotshi.

–"Para que sólo él pueda entenderla, si no, puede que otras personas nos encuentren y quién sabe qué intensiones puedan tener".

–"¡Ah!, ¡muy listo! Por eso te quiero maridito" –dijo Chick abrazando a Ixion.

Todo lo demás estaba ya listo, así que Ixion corrió a tomar un cuchillo de la cocina para marcar la puerta de madera con unos cuantos símbolos. Al terminar, los demás contemplaron por unos cuantos segundos antes de dejar su clara su duda.

Exasperado, Ixion alegó que era completamente obvio su significado y al cabo de unas cuantas explicaciones todos asintieron y se marcharon del lugar, un tanto inseguros, pero satisfechos por su decisión.

El camino no sería largo, aunque tampoco placentero, pero el hecho de que Ritvon se encontrase lejos les daba una razón para preocuparse por algo que no fuese su oscuro destino.

El pequeño grupo había sobrevivido ya a varios ataques, monstruosidades, decepciones y pérdidas, sin contar la gran desesperación de no verle fin a un evento que sólo en sus más locos sueños o pláticas de fantasía podrían haber descrito, pero que ahora era más que real.

El ruido del motor acelerando y los gruñidos lejanos de las criaturas inundaban las calles, pero en la camioneta todo era silencio; todo excepto un pequeño susurro de una voz tímida y aguda se distinguía al fondo, casi como silbido –: "Ritvon regresará, verá el mensaje y nos encontrará, de eso estoy segura" -repetía una y otra vez para sí misma Chick.

 


¡BANG! ¡BANG!

Sólo dos casquillos restaban dentro de la escopeta de Ritvon.

Su aliento era agitado; su ropa, katana y escopeta se encontraban cubiertos por tonos rojizos. Ritvon estaba rodeado por más de treinta cadáveres en la cercanía y una docena de muertos vivientes en la circunferencia contigua.

La furia por el acontecimiento previo lo había sacado de sí y en una sed implacable de sangre y venganza, había salido a matar cuanto zombie se encontrase en los alrededores.

Ahora, después de una jornada de batalla sin sentido, el cansancio se apoderaba de él aún con las lágrimas frescas en el rostro.

Las oleadas de zombies no dejaban de abrirse paso hacia su posible alimento, pero sus fuerzas no podían más con su cuerpo.

Exhausto, Ritvon cayó de rodillas sosteniéndose vagamente con la espada contra el suelo como único apoyo.

No debía terminar todo así para él, no sin cumplir su última promesa de regresar con los amigos que lo estaban esperando; pero sin más opciones y en su condición actual, no había salida a la vista…


Oct 10 2014

Promesas

–“¿¡Ritvon!?”

Una voz familiar y varias manos le ayudaron a levantarse.

–“¿¡DAFUCK!? ¿Los ‘Deadguns’? ” –exclamó Ritvon con sorpresa, todavía sacudiéndose el polvo de la caída.

–“¡Cabrón! ¿¡Qué putas estás haciendo aquí!? ¿Estás bien? –alzó la voz DarkSchneider.

–“Sí. Parece que sólo son unos pequeños raspones.”

–“Ay hijo de tu puta madre, ¡pues bien merecidos los tienes! ¿A quién rayos se le ocurre andar en motocicleta con un apocalipsis zombie en pleno apogeo? ¡Y más a semejante velocidad! ¡Por Dios, sólo a un idiota!” –regañó DarkSchneider con un conocido timbre de voz.

–“Sí, creo que no fue lo más prudente” –agregó Tonchi desde atrás –. “Ahora que si lo piensas, es una manera muy inteligente de moverte, porque así…”

–“Cállate Tonchi, no queremos saberlo” –calló Sybelle.

–“’Ta bien pues, me callo” –dijo Tonchi cabizbajo y Sybelle sonrió.

–“¿A dónde se dirigen?” –cambió de tema Ritvon.

–“Pues queremos llegar a esa Ferretería para conseguir armas o algo útil para matar zombies. Después a casa de Tutti, a recogerlo a él y a McAnon (jiji), abasteceremos de comida y luego a casa de Tonchi a hacer nuestro fuerte (y jugar etsbots)… bueno, eso si llegamos, ya que ‘alguieeen’ anda desatada atropellando a todos los zombies que ve en el camino… y sí, estoy hablando de ti, Sybelle” –contestó DarkSchneider mientras Sybelle reía un poco por lo bajo.

–“¿Pero tú qué pedo? ¿A dónde vas? ¿Y por qué andas solo? ¿Y qué pasó con Chick?” –comenzó a preguntar ‘DS’.

–“Chick está bien. Está con los demás xbebop.”

–“¿Pero entonces por qué no estás con ellos? ¿O vas para allá?”

–“No, de hecho los acabo de dejar para atender otros asuntos.”

–“¿Otros asuntos? ¿Pero qué puede ser más importante que…?” –pausó un poco Schneider al darse cuenta de las intenciones de Ritvon –. “Ay, cabrón… ¿en serio?… ¡NO MAMES!”

–“¿¡Qué!?”

–“¿¡Qué!?” – arremedó Schneider con voz de lelo –. “Como te gusta hacerte pendejo. ¡Si bien sabes cabrón!”

–“Bueno, entonces debes entender que es mi deber cumplir con las promesas que he hecho.” –dijo seria y un poco dramáticamente Ritvon.

–“Ay Dios… ¿¡A quién te parecerás!?” –Schneider se llevó la palma a la cara exasperado –. “¡A ver si ya te dejas de esa clase de mamadas y comienzas a se…!”

–“¡Ya ‘mofis’! Cálmate” –apaciguó Sybelle.

–“Pero es que… grrh grrrh” –comenzó a refunfuñar entre dientes Schneider, y ahora Ritvon fue quien rió por lo bajo.

 

Pasaron unos minutos antes de que Darkschneider dejara de renegar, durante los cuales Ritvon y Sybelle comentaron posibles teorías, algunos planes y consejos.

–“Bueno Ritvon, nos avisas si necesitan algo” –se despedía Sybelle mientras Ritvon terminaba de cerciorarse que todo estuviera bien con su motocicleta, salvo por los múltiples rayones en todo el lado izquierdo de la carcasa.

–“¡Claro, igual ustedes!… pero por cierto… hay una duda que tengo desde que nos encontramos…

–“¿Sí?”

–“¿Por qué carajos Alfo trae tacones y está vestido como una prostituta?”

–“Ah, eso es para distraer a los zombies… de hecho creo que tú podrías lograr el mismo efecto si te pusieras a bailar las canciones de Dance Central o algo así…” –dijo Sybelle vagamente.

–“Este… ignorando tu comentario final; lo que no entiendo es cómo…” –trató de seguir preguntando Ritvon pero fue interrumpido por DarkSchneider –: “Cállate Ritvon, es un plan tan cabrónamente complejo que tu mente no lo terminaría de entender.”

Ritvon volteó a ver a Alfo con cara inquisitiva.

–“Sí, es lo mismo que me dijeron a mí…” –agregó pasiva y resignadamente Alfo.


¡BUUUUM!

¡AAHHHH!

¡PUM!

Se escuchó un grito de niña seguido por un golpe en seco tras la explosión.

–“¡A huevo! ¡MEGA KILL!” –dijo una voz chillona entre el humo generado por la granada.

–“¿¡Ixai, eres tú!?” –preguntó Gotshi con incredulidad, recibiendo un chiflido como respuesta –. “¿Cómo es que saliste vivo de esa explosión?”

–“¡Con esto! Muahahahaha” –El humo seguía sin disiparse del todo, pero entre las sombras, una enorme pinza de metal se levantó, acompañada del chistoso sonido de la risa ‘malévola’ de Ixai –. “Me sirvió como escudo y recibió el impacto por mí.”

–“A mí me sorprende más el hecho de que pueda cargar semejante cosa” –señalo CiX.

–“¡Uno que sí entrena, cabrón! Ustedes que nunca van al Kung Fu por huevooonessss.”

–“Naah, ni que fuera ‘pa tanto.”

–“Oigan, ¿y si mejor dejamos eso para luego? Por si no lo han notado, ya no tenemos reja y se nos está viniendo una horda de zombies así de ‘no mames’ –dijo Ixion señalando a lo que quedaba de escaleras por donde continuaban subiendo más y más muertos vivientes.

–“Amor, ¿qué hacemos?”  –inquirió Gotshi a punto del llanto.

Sin municiones, la situación se tornaba más densa y negra que la misma oscuridad que los envolvía. El grupo se encontraba atrapado en la azotea, sin opción de salida. Un salto hacia la calle parecía la única alternativa, pero estando en un tercer piso, eso sería igualmente mortal.

Las criaturas no se apresuraban hacia sus víctimas, como si estuvieran disfrutando del momento ante su inminente victoria y una gran cena.

Ixai apenas podía mantener en alto la enorme pinza que había obtenido como ‘trofeo’ de su acto previo, así que un juego de swings para quitarse a los zombies de encima era impensable para sus condiciones actuales.

¡BUUUUM!

Una nueva explosión invadió el ambiente esparciendo restos de zombies por todos lados.

–“¿DAFUCK?” –exclamó CiX.

–“¡Ey! ¿Qué esperan?” –gritó alguien detrás de la nube de humo.

–“¿Pero quién es…?” –trató de averiguar Ixion, siendo interrumpido por el grito de Chick –: “¡¡NO MAMEN!! ¡¡ES CHECHEL!!”

–“Ándenle pues, córranle” –se desesperó Chechel.

El grupo se apresuró entre los restos putrefactos de los zombies que habían sido destrozados por la granada de Chechel.

–“¡Æuh!, ¿Eso qué Ixai?, no mames, ni la puedes” –se burló Chechel al ver pasar a Ixai a duras penas con la enorme pinza.

–“¿¿Yyyyy?? Al menos yo soy hombre” –replicó Ixai inmediatamente.

–“Ææeeuuh ¿Eso qué? Además ni pareces, pinche güera. A ver, presta que vas re-lento.”

–“Nel, es mía.”

–“Si serás… ándale pues, pero apúrale las nalgas” –sentenció Chechel.

Los pocos zombies que quedaban fueron derribados rápidamente (Chechel los noqueaba con sus técnicas de Muay Thai y luego CiX les daba el double Tap con las pocas municiones que habían logrado recuperar), pero el fuerte que habían construido se encontraba en escombros. Era obvio que no podrían permanecer ahí, al menos no por mucho.

El cansancio se apoderó de ellos mientras limpiaban los restos de zombies y destrozos (además de unos cuantos vómitos que iba dejando Chick al querer ayudar), e intentaban bloquear las entradas lo mejor posible. Pensar en un plan les sería imposible en esas condiciones, así que resignados y exhaustos por los eventos de la noche, lanzaron suerte para decidir las rondas y poder descansar.

Ixion se encontraba mirando por la ventana. Los primeros rayos de luz aclaraban el cielo poco a poco. «"¿Qué hacer?"» se preguntaba para sus adentros. Las municiones eran escasas, el lugar no sobreviviría otro ataque, pero sobre todo, Ritvon no había vuelto, y su promesa de regreso se desvanecía junto con la noche…


Jul 23 2010

Silencio

¿Los zombies saben tocar puertas? – preguntó Chick alterada.

No que yo sepa – respondió Ixion.

Preparen sus armas – dijo Ritvon mientras abría la primera de las puertas.

Ya pasaban de las 10. La brisa fresca del verano pasmó un aire de suspenso en los jóvenes. Aún era muy pronto para que CiX hubiera regresado de su encrucijada de rescate, lo cual ponía a los compañeros inquietos y buscaran actuar con mayor cautela.

¿Hay alguien ahí? – habló Ritvon en voz alta hacia la puerta de metal.

*Fuiiii* sonó el leve chiflido en forma de afirmación.

¿Ixai?- inquirió Ritvon sorprendido.

*Fuiiii* volvió a sonar del otro lado seguido por una voz y tono conocido por sus constantes reclamos – ¡Wey! ¡No mames, ábreme ya! Está haciendo un chingo de frío.

Ritvon volteó a ver sus compañeros y al momento ellos asintieron poniéndose en guardia justo antes de abrir la puerta de golpe.

¡Hasta que! ¿Por qué tardaron tanto?, ¿y por qué esas caras? – interrogó Ixai al ver la sorpresa en los rostros de sus amigos.

¿Cómo carajos llegaste hasta aquí ileso?, pensamos que estarías muerto después de caer de la camioneta… – dijo Ritvon incrédulo.

Ahhhh, no. Pero ¡pinches vatos, se pasaron de lanza! me di un putazazazazo… – comenzó a explicar Ixai frotándose la nuca.

Pero ¿y la horda de zombies? – interrumpió Ixion.

Ixai levantó la mirada como empezando a recordar – Ahhh si, no mames… pues lo que pasó fue que…

¡¡¡¡GRAAAHHHHH!!!! – Un terrible rugido se escuchó detrás de Ixai.

Sin haberlo notado, un enorme zombie mutante se había acercado a la entrada y se disponía a atacar al grupo. Todos gritaron por la sorpresa sin poder reaccionar, dándole ventaja al abominable monstruo para tomar a Ixai de un brazo y acercarlo hasta lo que parecía su rostro. Un escalofrío recorrió a Ixai mientras el zombie lo miraba frente a frente bufando agitadamente y luego lanzando de nuevo su sonoro rugido.

¡Uuuta madre! No te vendría mal una buena lavada de boca – comentó Ixai completamente asqueado.

Ixion, Chick y Ritvon corrieron a tomar a su amigo por las piernas para tratar de soltarlo sin mucho éxito. La fuerza del zombie era inmensa. El forcejeo continuó por varios instantes sin que ningún bando cediera y bajo los gritos de dolor de Ixai.

SCREEEEEECH!! BANG! BANG! BANG!

Un auto rechinó llanta junto a ellos soltando varios disparos, haciendo que Chick, Ixion y Ritvon cayeran hacía atrás por la conmoción.

Ritvon se levantó rápidamente para ver qué había ocurrido en lo que Ixion y Chick se ayudaban mutuamente.

Al salir notó el cuerpo del zombie en el suelo con dos hoyos en la cabeza. CiX había llegado justo a tiempo.

¡NENA! – gritó Chick emocionada al ver a Gotshi bajar del carro y correr hacia ella, culminando en un abrazo emotivo. Mientras tanto Ritvon corrió a quitar un par de zombies que estorbaban la cochera para que CiX pudiera guardar el auto blanco.

Vayamos adentro, que aquí no es seguro – alertó Ixion.

Espera, ¿y el Wato? – Chick volteó a ver a todos lados sin encontrarlo.

¿No es él? – preguntó Gotshi apuntando a un cadáver.

¡OMG! ¡CiX, mataste a Ixai! ¡Hijo de p…! – Empezó a blasfemar Chick, pero siendo callada por la mano de Ixion – ¡ESPERA! no lo digas, nos podrían demandar por plagio.

¡Ah! tienes razón… Bueno, de todas maneras iba a morir – agregó Chick indiferente, seguida por las risas suaves de sus compañeros al entrar a la casa y verificando que las entradas fueran impenetrables.

————

Las risas habían quedado atrás mientras CiX había contado su pequeña hazaña para recuperar a Gotshi. Era ahora el eco del segundero avanzando quien amortiguaba el silencio de la estancia. El humor despedía un olor seco de preocupación y la tensión se podía observar en los gestos incómodos de cada uno.

¿Qué haremos ahora? – Preguntó Chick inquieta.

Todos continuaron pensativos y en silencio.

Chick cambió la mirada mientras el pánico comenzaba a invadirla.

Tranquila nena… todo estará bien – dijo finalmente Gotshi sin poder ocultar la tristeza en su mirada, pues ella también estaba aterrada.

Bueno, podemos quedarnos aquí ahora que Ixion ha reforzado la reja y matar a los zombies que se acerquen… – dijo CiX serenamente.

¿Y la comida? – Exclamó Ixion con mucho hincapié.

Podemos ir a las plazas cercanas para traer todo lo necesario… – aportó Gotshi.

Supongo que no es mala idea – Respondió Ixion un poco más relajado.

¿Y luego? – habló Chick alterándose de nuevo.

El ambiente se ponía cada vez más denso; todos se sentían confundidos y desesperanzados por la situación sin precedentes. En varias ocasiones hablaron sobre cómo sería si llegara a pasar y que harían pero ahora todo se nublaba, todo seguía siendo tan irreal como en aquellas pláticas.

Creo que tendremos que esperar a que nos rescaten o se acabe todo esto… ¿Cuánto creen que tarde un zombie en morir de hambre? – Inquirió Gotshi

Primero habría que saber si es que llegan a morir de hambre… – apuntó Ixion – Quizá podamos experimentar con ellos… incluso encontrar una cura… si es que la hay… – Añadió Ixion.

Los comentarios e intercambio de ideas continuaron, pero entre ellos, Chick notó que Ritvon no había hablado desde que entraron a la casa. Inmediatamente volteó a verlo encontrándolo inmerso en sus pensamientos, con la mirada fija en la nada y la expresión demasiado seria.

Ritvon, ¿estás bien? – preguntó Chick angustiada.

Todos callaron como entendiendo que algo no estaba bien y voltearon a ver a Ritvon. Nuevamente todo quedó en silencio por varios segundos, que parecieron horas.

¿Ritvon? – repitió Chick.

Vamos, habla. ¿Qué pasa? – Insistió Ixion.

Ritvon cerró los ojos un instante, tomó un profundo respiro, y miró a todos con una expresión resuelta. Conociéndolo de varios años, todos sabían que se trataba de algo grave y que no les gustaría lo que iba a decir.

— Mi primer deber era asegurar que ustedes estuvieran bien y encontrar un refugio. Ahora que está hecho, debo cumplir con ciertas promesas… —

No estarás hablando de ellas o ¿sí? – preguntó Gotshi

Ritvon solo desvió la mirada sin cambiar de expresión.

¡ESTÁS LOCO! ¡Quién sabe si aún están vivas! ¡No puedes ir solo por el mundo tratando de salvar a todos! ¡ES UN SUICIDIO! — gritó Chick completamente exaltada.

Sí, no es como Gotshi que vive aquí cerca; además son muchas – aclaró Ixion.

Lo lamento, pero una promesa es una promesa… y siempre cumplo mi palabra – afirmó Ritvon con lo que parecía calma, pero algunos hubieran descrito diferente.

Wey, no mames, no quieras ser el héroe – intentó convencer CiX.

Sé que ustedes no lo entenderán… pero es algo que debo hacer… — Sentenció Ritvon levantándose de la mesa.

Pero… — quiso objetar Chick pero fue interrumpida por Ixion.

Ya… déjenlo… ustedes más que nadie saben lo terco que es… no lo vamos a cambiar — se resignó Ixion mientras lo veía alejarse a la planta superior de la casa y nuevamente todo volvió al silencio.

No pasó mucho cuando Ritvon volvió a aparecer en la sala. Había cambiado un poco su vestimenta, reemplazando su sweater por una chamarra de piel y sus zapatos casuales por unas botas, además de portar unos guantes. En cuanto al armamento, contaba con dos pistolas en la cintura, su espada corta en la espalda baja, los Kunais de Chechel amarrados a la pierna derecha y una escopeta al hombro.

¿Y pretendes conducir el White Dragon así? Te será muy incomodo — dudó CiX.

¿Quién dijo que iría en el White Dragon? — respondió tajante Ritvon.

¡HEY! No nos puedes dejar sin Gorgor; la necesitamos para ir por víveres — Exclamó Gotshi.

— Tranquila, iré en la moto; es mucho más ágil… —

E insegura… tú de plano quieres morir ¿cierto? — agredió Chick.

Me facilita el combate y además es bastante rápida — combatió Ritvon.

¿Rápida de donde? ¿Que no te quejabas de que no tenía mucha potencia? — cuestionó CiX.

¡Ah, cierto! Lo olvidaba… les presento una nueva adquisición: Silver Wing II o como me gusta decirle “Lightning” – dijo Ritvon mientras descubría una motocicleta deportiva de color plata con rojo.

Ixion se llevó la mano a la cara de incredulidad y cierta irritabilidad — ¿De dónde sacaste eso?… olvídalo, no tiene caso discutir. Mejor dejemos que se vaya.

Thanks… espero verlos pronto. Se quedan en su casa, je — Se despidió mientras corría a la motocicleta. Al montarla miró a CiX, se puso sus lentes y asintió.

Sin decir nada, CiX dio la vuelta y corrió al segundo piso, disparando a los pocos zombies que se encontraban cerca de la cochera. La moto soltó un rugido. Se abrió la cochera y Ritvon salió a toda velocidad cerrando las puertas a sus espaldas. Los disparos cesaron. El sonido de la moto se apagó a lo lejos y nuevamente, todo quedó en silencio.


Jan 28 2010

Killing Frenzy

killing-frenzy Todos voltearon a verse entre sí mientras los zombies comenzaban a acercarse a la camioneta.

-¿Y bien?… ¿Alguna idea?– Dijo Ritvon nuevamente algo exaltado.

-Pues estamos casi enfrente de la plaza, podríamos correr hacia allá y buscar a Cury– Habló Ixion tratando de incitar a más ideas.

-Ajá… ¿y Gorgor? Ni modo que nos quedemos sin vehículo – dijo Chick alterada.

CiX dejó de disparar su escopeta al momento solo para expresar su indignación –Noooouu, no podemos dejar a Gorgor.

Ritvon observó a los demás integrantes del equipo, dio un vistazo rápido a los alrededores, medio evalúo la situación y finalmente dijo – Ok, Ixion, ¿crees que puedas arreglarla en lo que nosotros detenemos a los zombies?

Ixion lo pensó un poco y dijo – °_° Pues… mis conocimientos en mecánica son básicos, pero creo que puedo hacer algo.

-Con eso basta, lo único que necesitamos es que se mueva. Ixai, necesitamos que seas señuelo… – Mal terminaba de hablar Ritvon cuando Ixai exclamó – Ni meeergas, que vaya Chick.

-¿Yo por qué? ¡Te dijo a ti! Pinche wato, lo único que quieres es que me muera – Gritó Chick.

-Sí, deja a mi esposa- Habló Ixion mientras abrazaba a Chick.

Mientras tanto CiX seguía disparando a diestra y siniestra a todo el rededor.

-Este… por si no se han dado cuenta hay muchos zombies y no me caería nada mal algo de ayuda…- Dijo CiX sin distraerse de su matanza.

-Bueno, ya… Yo haré el señuelo. Trataré de mantenerlos ocupados mientras Ixion arregla la camioneta. Ixai y Chick, quédense cerca de Ixion para protegerlo. CiX no dejes de disparar y cúbreme. ¿Todos de acuerdo?- dijo Ritvon.

-Pero van a matar a mi Maridooooo T_T– lloró Chick.

-Por eso necesitamos que tu lo protejas… ¿Listos?

-Bueno, ya que… Les go” dijo Chick indiferente y con un acento pocho mexicano.

Ritvon salió de la camioneta y empezó a correr hacia los zombies que se acercaban con la katana en mano cortando todo lo que se le atravesara mientras CiX lo cubría con su escopeta.

Los demás bajaron del otro lado; Ixion abrió el cofre y se puso a revisar el estado del vehículo. Ixai y Chick tomaron posiciones a cada lado de Ixion.

-¿Cómo está?- preguntó Ixai.

-Pues no se ve muy mal, solo tengo que ver si el radiador no tiene fugas y ajustar unas mangueras – contestó Ixion.

-Ok… no entendí nada, pero ¿lo puedes arreglar?- dijo Chick.

-Sí, creo que sí

La mayoría de zombies que había por ahí eran de gente normal por lo que Ritvon y CiX seguían masacrando zombies sin problemas.

-Caon, deberíamos de hacer esto mas seguido, es un excelente ejercicio- dijo Ritvon algo agitado por tantos que estaba haciendo.

-¡Die motherfucker! Jajaja ¡¡seeehh!! Y es buena práctica de tiro –*shoot*– ¡40! – Gritó CiX emocionado.

-¿Qué? No me digas que los estás contando…

-¡¡seeehh!!

-¡Bitch!, ¡¡me hubieras dicho!! Apuesto a que mato más que tú XD – Dijo Ritvon sonriendo y llenándose nuevamente de energias.

-Ixai, ya deja a ese zombie, está muerto- dijo Chick con su típica cara de “ay, estos niños”.

-¿Quéee? Me estoy cerciorando que no se vuelva a levantar… recuerda “Doble Tap”- exclamó Ixai.

-Si Ixai, pero son dos golpes… tú ya le clavaste el cuchillo como 50 veces… ¬¬’.

Ixai soltó su risilla malévola – Jijiji ^w^, bueno, ya lo dejo pues – y se levantó dejando el cadáver completamente agujereado.

-¡Listo! B )– Dijo Ixion levantando la cabeza del cofre. –Ya podemos irnos. Entremos a la camioneta y avísenle a Ritvon.

-¡¡RITVON!!¡¡VÁMONOS!!- Gritó Chick mientras le daba un sartenazo a un zombie y los tres se subían rápidamente a la camioneta.

Ritvon se apresuró hacia el vehículo no sin antes desmembrar y decapitar a unos cuantos zombies más en el camino. – ¡53! – Dijo mientras subía al asiento del conductor y encendía a Gorgor.

-¡74! – dijo CiX tranquilamente.

Ixai, Chick e Ixion voltearon a verse sin enteder.

-Maldito Bastardo, no es justo, tu llevabas ventaja… exijo una revancha – dijo Ritvon al pisar el acelerador a fondo y moviendo la camioneta de lado a lado para atropellar más zombies.

-Jajaja bueno pues, *shoot* la siguiente horda vemos quien mata más- dijo CiX riendo un poco y disparando más.

– Ya rugiste B )…- Sonrió maliciosamente Ritvon.

Gorgor atravesó la pluma del estacionamiento dirigiéndose a toda velocidad al tercer piso del estacionamiento.

-Bien, aquí estamos… ¿cuál es el plan?- Volteó Ritvon hacia los demás.

Ixion volteo a ver a los alrededores –Todo se ve tranquilo… quizá podamos estacionar la camioneta y entrar en silencio a BesBoi.

-O podemos entrar con todo y camioneta- dijo Ixai pensativo.

-Si Wato, para que salgas volando otra vez…me reiría mucho- respondió Chick alegre.

-Nel, porque ya me puse cinturón. Tú vas a salir volando por andar abrazando a tu marido-

-Ohhh, ¿Ya van a empezar a discutir otra vez?- interrumpió Ixion.

-Lo mejor será bajarnos. Estacionaré la camioneta con la cajuela de frente a la tienda para poder subir rápido en caso de problemas y aprovechar para llenarla de municiones. CiX ¿alcanzas a ver algo?- cuestionó Ritvon haciendo caso omiso del arguende de Ixai y Chick.

-No, nada.

-Bien, prepárense.

El equipo se puso en posición y salió cual equipo SWAT, cerrando la camioneta al salir y cuidando que nada apareciera por sorpresa. Se acercaron a la puerta de BesBoi y vieron que estaba cerrada.

*shoot* CiX soltó un disparo rompiendo todo el ventanal

-Caon, ¿podrías dejar de hacer eso?- volteó Ritvon nefasteado.

CiX levantó y bajo lo hombros en signo de indiferencia y dijo -Es que también a esta puerta le traía ganas de reventarla.

Ritvon solo se limitó a taparse la cara con la mano maldiciendo un poco y el equipo avanzó hacía el nuevo agujero decorativo.

La tienda estaba a oscuras y no se escuchaba movimiento alguno. Todos empezaron a dispersarse en silencio. Chick e Ixion se mantuvieron juntos hasta llegar a las guitarras eléctricas, donde Chick se distrajo un momento para tomar una y simular que rockeaba. CiX y Ritvon se adentraron por el pasillo central hacía los televisores y cuidando a distancia a los demás miembros. Ixai siguió por los electrodomésticos y así terminar de abarcar el panorama.

De pronto Ixai comenzó a voltear para todos lados.

-¿Qué pasa?- preguntó CiX.

-Escuché algo. Creo que hay gente por acá- dijo Ixai apuntando hacia un cuarto de staff en el fondo de la tienda.

-Yo lo acompaño; tú mientras cuida a los otros dos y que no se meta nadie por el hoyo que hiciste- dijo Ritvon avanzando hacia donde se encontraba Ixai.

Ixai siguió acercándose a la puerta con el cuchillo en mano, seguido por Ritvon quien estaba empuñando la katana en caso de que algo saliera. Ixai llegó a la puerta y pegó la oreja izquierda para escuchar lo que había dentro.

*shoot*

Ixai cayó muerto con un boquete en la cabeza, provocado por el disparo de un arma desde dentro del cuarto. La puerta se abrió y salió un joven de cabello negro.

-Jaja no mames, ¡headshot! ¡a huevo! XD.

-¿Cury? – dudó Ritvon quien lo miraba algo sorprendido.

– ¡¡Ahh no mames!! ¡¿Qué poio?! ¿Viste como maté a ese zombie? ¡Headshot! Le dí en la mera jeta!…

– Si wey, nomas un pequeño problema… ese no era un zombie, era Ixai…- interrumpió Ritvon.

– ¿Qué? ¿Netaaa? ¡No mames! ¡Uuuyyy! ¡Uuups! Es que me asomé por el hoyuelo y lo vi todo feo y con el cabello rojo, pensé que era sangre y le disparé.

õ_Ô…bueno, ya qué…vamos con los demás.

-Simón, vamos ¿viene mi hermano? Es que tiene que ver el tiro que le di a Ixai, es como si hubiera tirado un 20 en dungeons.

õ_Ô… este… si caon, si viene… y de hecho; es como si hubieras tirado un 20, buen tiro… nomás no nos apuntes a nosotros con eso y cuida que no se te rompa como tu arquito en dungeons…

XD, simón, no te apures, tendré cuidado, voy claro, no apuntarles a ustedes…

– bien… ¡CIX!, ENCONTRE A TU HERMANO…AHH Y A QUE NO ADIVINAS A QUIEN MATÓ…


Jan 10 2010

Todo empezó a las 10…

Era un típico sábado; los xbebop y algunos más se habían reunido para fumar shisha, beber y jugar en casa de Ritvon como era costumbre.

–“¡Ey! ¿Ya supieron lo de la influenza?” –comentó vagamente Ixion.

–“¿Qué de la influenza?” –interrogó distraídamente Ixai sin dejar el control de lado.

–“Pues que la vacuna que trajeron de Canadá está haciendo reacciones secundarias y no sé qué tanto desmadre” –continúo Ixion.

–“Sí, no manches; yo escuché que con la vacuna ya no se mueren pero que algunos empezaron a sentir dolor de cabeza, dolor de ojos, náuseas y demás” –agregó Chick.

–“Pinches vacunas, no sirven para un carajo” –se mofó Ritvon.

–“¿Y ellos para qué se enferman…?” –siguió CiX, provocando la risa de ambos.

Ixion volteó con ellos sentenciando seriamente–“Cállate güey, ya van varios compañeros del trabajo están en el hospital”–. Ambos callaron de golpe provocando un silencio casi absoluto.

Chick, queriendo despejar el súbito silencio, continuó –“También en hache–pe como que hubo un ataque de influenza y han estado solas las oficinas…de hecho ya hay un programa de vacunación…”.

–“¿Y ya te vacunaste?” –se inmiscuyó Ixai.

–“¡Nooooo!” –alargó Chick.

–“Pues vacúuuunaateeee” –exclamó Ixai haciendo su típico gesto de ‘temblar’ las manos frente a él como signo de obviedad.

–“¿NO ESTÁS ESCUCHANDO? ¡PINCHE WATO! ¿¡TÚ QUIERES QUE ME MUERA, VERDAD!?” –gritó Chick alterada.

Ixai sonrió maliciosamente dejando escapar una pequeña risa –“Jijiji.

Razón sobrada, Chick le soltó un tremendo almohadazo, comenzando con la usual batalla entre ellos…

 


Eran las 10 am del domingo cuando Chick despertó y se dispuso a alistarse para ir a misa. El templo estaba inusualmente vacío, y de las pocas personas que había muchas estaban tosiendo; incluso el padre se veía algo enfermo. Era una mañana especialmente fría y vacía, por lo que el regreso fue tranquilo salvo por unos quejidos de la hermana de Chick, Paloma.

Al llegar a casa, la jauría de perros y gatos comenzaron a saltar, ladrar y maullar ruidosamente. Estaban más inquietos que de costumbre y después de intentar callarlos por un rato sin éxito, mejor optó por dormir unos minutos, pues la desvelada de la noche anterior estuvo pesada.

Los minutos se tornaron diez horas (y es que de no ser por el apetito tan fuerte que la hizo saltar de la cama, probablemente ahí se habría quedado).

Al salir de la habitación se percató de que ya era de noche y que la casa estaba a oscuras.

–“¡Paloma!… ¡Mamá!…” –gritó Chick asomándose un poco por las escaleras, y al no tener respuesta supuso que aquellas dos habrían salido a comprar algo.

Chick llegó a la cocina, prendió la laptop, exprimió algo de crema batida en su boca, puso un poco de música y buscó algo más que comer.

Cruuuuughhhh.

Un sonido extraño se escuchó mientras hurgaba el refrigerador.

Chick volteó hacia la oscuridad del cuarto contiguo –“¿Paloma?… ¿Gatitos?” –dijo en voz apenas audible.

No lo había notado antes, pero ninguno de sus gatos se encontraba en la casa…algo no andaba bien; asustada tomó un cuchillo (sin filo, como casi todos los de su casa) y se acercó a la puerta de donde vino el ruido.

La puerta se abrió de golpe.

Chick pegó un grito ensordecedor y salió corriendo al otro extremo de la cocina dejando caer el cuchillo.

Al voltear, vio cómo su hermana menor iba saliendo del cuarto con la cabeza agachada.

–“¡PALOMA! ¡IDIOTA, ME ASUSTASTE! ¿¡QUÉ ESTABAS HACIENDO!? ¿Y DÓNDE ESTÁN LOS GATOS?…” –gruñó furiosa Chick –. “Que chistosita…”

–“…”.

Chick volviéndose hacia la estufa –“¡Ash! Voy a cocinar algo, ¿quieres?”.

–“…” – Paloma continuó en silencio.

–“A ver si ya dejas tus bromitas…” –siguió refunfuñando Chick, todavía algo molesta, mientras tomaba un sartén y lo ponía sobre el fuego–. “Y pásame ese cuchillo que tiré por tu culpa…”

–“…”.

–“¡¡Andaaaa, vamooosss!! Si no…” –volvió a gruñir Chick a medias, pues en ese momento Paloma levantó la mirada.

Tenía los ojos rojos, el rostro y su boca llenos de sangre y una expresión de ira que Chick sólo pudo sostener por una fracción de segundo antes de que Paloma saliera disparada hacia ella lanzando sonidos guturales.

Chick empezó a correr en círculos alrededor de la mesa gritando mientras Paloma la perseguía hasta quedar acorralada.

Chick –“Paloma, aléjate…te lo advierto.”

–“¡¡GRAAAAAAHHH!!” –gaznó Paloma con eco fantasmal al momento que se disparaba nuevamente contra su hermana.

Chick tomó el sartén caliente y ¡WONG! Le había arremetido un tremendo golpe en la cara con él, dejándola inconsciente.

Chick corrió rápidamente a la computadora, se conectó al Messenger y comenzó una conversación en el grupo ‘Doteros’:

Chick: “¡¡NO MAMEN!! ¡¡MI HERMANA ES UNA ZOMBIE!!”

CiX: “¡¡Tsss, Culeraza!!”

Chick: “¡¡ES NETA!! ¡¡TRATÓ DE COMERME!!”

Ritvon: “¬¬Demasiado Resident para ti…”

Chick: “Nunca puede haber demasiado Resident…pero es netaaa, estoy asustada…¿Pueden venir?”

Ritvon: “…”

Chick: “Ándenle y prometo no burlarme de ustedes nunca más :)”

Ritvon: “¿Ni siquiera de que lleve una katana?”

Chick: “…”

Ritvon: “¬¬”

Chick: “Está bien, ni siquiera de tu katana…”

Ritvon: “Va, pero si esto es una broma, tú pichas el pomo”

Chick: “Sí pues, pero córranle…”

Chick: “Por cierto… ¿Dónde está Ixai? Siempre lo veo conectado…”

 


Afuera de su casa, Ixai se encontraba esculcándose por todos lados (como era costumbre).

–“Ching…creo que olvidé mis llaves…” –exclamó quedándose pensativo.

–“Ouuuuhhh” –lamentó alguien cerca de Ixai.

–“Que pedo…pinche borraaachoooosss” –pensó Ixai aún buscando en sus bolsillos.

Los lamentos se volvían más sonoros y molestos, pero Ixai, irritado, continuaba buscando sus llaves perdidas, ahora en su mochila, sin percatarse de sus alrededores.

–. “¡¡Wooow!! ¿Qué pedo? ¡Aguanten!” – el “borracho” había tomado a Ixai por la espalda y comenzaba a devorarlo junto con otro sujeto, mientras el joven de cabello rubio exclamaba todo tipo de gritos en diferentes tonos.

A lo lejos, la escena parecía un chiste grotesco, pero no había nadie alrededor para disfrutarlo…