Jan 21 2010

Kill of Round 1

Ha terminado la primera ronda y es momento de dar a elegir cual consideran el “Kill of the Round

La opciones son las siguientes:

1.- Ritvon: Todo empezó a las diez

Chick: Sí. Pero córranle… por cierto, dónde esta Ixai?

– 2 horas antes

“Woooouuuu!!” Exclamó Ixai mientras era devorado por un par de zombies que lo atraparon caminando a la tienda…

2.- Chick: A las diez quince

…¡PUM!

Se abrió de golpe la puerta de arriba del closet. ¡BANG! (Disparo de Cix)

Ixai (pegando brinco de niñita): ¡Wooow! – Enterrándose sólo el cuchillo mantequillero, muriendo instantáneamente.

Cix: ¡No mames, que pendejo!

3.- Ixion: Preparaciones antes de medianoche

Ritvon: Todo el cuarto está destrozado.

Chick se adelanta para ver el cuarto cuando…¡Brughhh!, al voltearse ve a Paloma gritar mientras sale de otro cuarto y empuja a Ixai, quién con cara de sorpresa es lanzado por el barandal de la escalera y cae.…RIP

Paloma…

4.- Ixai: Highway to Hell

…La escena en si puede resultarles gracioso, pero mi alegría culposa tenía como origen el resultado de la misma.

– “Vámonos…” – Murmulló un Ritvon entristecido mientras observa como Chick era abatida por tres feroces felinos, la infección había evolucionado rápidamente y los animales también eran víctimas. – “Y atropéllala, no quiero que se haga zombie.”

– “¡Cien puntos!” – Se me escapó el grito mientras el coche brincaba por pasar encima del cuerpo tirado.

5.- CiX: Gor Gor!

Ritvon esquivó con habilidad el inminente impacto, pero esto generó un descontrol que se acentuaba por el asfalto lleno de sangre y otros residuos, lo que dio como consecuencia inevitable que Gorgor chocara directamente contra un árbol. Para infortunio de Ixai, en su emoción de machacar zombies con su cuchillo mantequillero, había olvidado una de las reglas más importantes para la supervivencia: “seatbelts”, por lo que salió disparando violentamente por el parabrisas del frente, tras lo cual Chick exclamó burlescamente  – ¡El wato volador! –  ahogando una carcajada .

Ahí están.  Tienen hasta que termine la ronda 2 para votar por su favorito.

¿Por cuál Kill Votas?

View Results

Loading ... Loading ...


Jan 21 2010

Gor Gor!

El tiempo pasaba mientras el equipo trabajaba en los últimos detalles de la fortaleza que Ixion había comenzado a preparar.

El alimento que había en la casa no les alcanzaría para sobrevivir mucho tiempo, por lo que Ritvon y CiX se dispusieron a reforzar el automóvil. Tarde o temprano tendrían que salir por provisiones y más municiones, y el auto debería tener todo lo necesario para enfrentarse a los peligros que encontrarían en la calle.

En eso estaban cuando de pronto se escuchó un ruido.

– ¿Qué fué eso?  – Preguntó Ritvon intrigado

CiX sin contestar tomó su escopeta y se dirigió al lugar de donde provino el ruido. Ritvon corrió tras de él.

Llegaron a donde se encontraba Chechel en el suelo, convertido en zombie girando de un lado a otro con las manos en la cabeza. CiX apuntó la escopeta preparándose para lo peor. Estaba a punto de jalar el gatillo cuando escuchó que Chechel gritó.

– ¡Ahhh! ¡Me duele la cabeza! –

– ¿Chechel estás bien? – Preguntó Ritvon.

– No, te acabo de decir que me duele la cabeza – Contestó Chechel enojado.

– Wey, pareces un zombie – Dijo CiX retirando la escopeta.

– ¡Chupas! – Exclamó Chechel indignado.

– Es el Chechel de siempre – Dijo Ritvon tranquilo, al ver que aunque parecía zombie, la mente de su hermano no había sido afectada.

– No podemos perder tiempo – Dijo CiX encaminándose a la cochera – Tenemos que terminar de preparar el auto.

A CiX le parecía muy extraña la condición Chechel. No podían confiarse mucho en esa situación.

– Tenemos que tener mucho cuidado – Mencionó en voz baja – No sabemos si en realidad tu hermano está curado, o si es solo un efecto temporal.

Ritvon y CiX continuaron trabajando en el auto, mientras los demás atendían a Chechel. Pasaron unas cuantas horas cuando CiX gritó jubiloso.

– ¡Listo! Tenemos una nueva mascota –

–  Esto parece una fortaleza móvil  – Dijo Ritvon entusiasmado.

La mama-móvil de la familia de Ritvon había sido completamente transformada. Un tumba-burros permitiría abrir paso entre escombros y zombies, además de darle un aspecto de agresividad. Las puertas y ventanas habían sido reforzadas con placas de metal, y algunos objetos puntiagudos y filosos habían sido soldados a los rines. En el techo un par de quemacocos improvisados permitirían a los xbebop cazar zombies cómodamente y por supuesto, un pequeño arsenal estilo James Bond decoraba los interiores.

– Sólo falta el toque final – Murmuró Ritvon mientras terminaba de dibujar con aerosol las palabras “Gor Gor” en cada lado del auto.

– Lindo nombre – Dijo CiX con una sonrisa malévola.

– Tomen sus armas y vámonos – Gritó Ritvon mientras se acomodaba en el asiento del conductor – Chechel, lo siento pero no puedes acompañarnos en esas condiciones.

CiX rápidamente se apoderó de uno de los quemacocos, y fijó la escopeta.

Ixai tomó el asiento del copiloto, y empuñó con fuerza su cuchillo mantequillero.

Ixion y Chick se acomodaron rápidamente en el asiento de atrás. Por extraño que parezca, esta pareja encontraba muy romántico estar juntos en medio del peligro, entre disparos, gritos y zombies hambrientos.

Una vez todos en posición, el portón negro comenzó a abrirse, segundos antes de que Gorgor saliera a toda velocidad pasando por encima de algunos infectados que estaban tratando de entrar sin éxito.

Gorgor recorría la calle silenciosa, hacia Plaza Galerías. Sabían que era muy peligroso, pero lo más probable era que Cury se encontrara ahí. Si había conseguido una escopeta para CiX, de seguro podría conseguir más armas, además de que alrededor había grandes fuentes de provisiones.

El escenario era lamentable. La ciudad se encontraba devastada y el silencio se cortaba tras cada disparo de CiX seguido inmediatamente de un grito “Die motherfucker Die”. El vehículo seguía avanzando cuando los disparos alegres de CiX cesaron.

– Ixion, dime si estás viendo lo que yo estoy viendo – Dijo CiX con la voz entrecortada.

En ese momento Ixion se asomó por la ventana y volteó hacia donde CiX dirigía la mirada para encontrar un espectáculo impresionante.

Un zombie aún con su uniforme de policía disparaba con destreza el arma que portaba. Su víctima, un señor de mediana edad, aún sano, que desprotegido corría por su vida fue alcanzado por una bala y cayó al suelo. Los zombies a su alrededor, incluyendo al policía aprovecharon la oportunidad para darse un festín con su cerebro y vísceras.

Al parecer estos zombies no eran como los típicos zombies que habían visto en las películas hollywoodenses. Estos tenían la particularidad de contar con habilidades relacionadas a las actividades realizaban cotidianamente en su vida, y sin duda las utilizarían con el fin de saciar su hambre.

– Parece que nos enfrentamos a un problema mucho peor de lo que pensábamos – Dijo Ixion preocupado.

Sus sospechas se confirmaron cuando vieron que una camioneta se acercaba a toda velocidad, conducida por un zombie que tenía la mirada fija en Gorgor.

– ¿¡Un zombie conduciendo!? – Exclamó Ritvon mientras giraba desesperadamente el volante con el fin de esquivar el veloz vehículo que se aproximaba hacia ellos.

Ritvon esquivó con habilidad el inminente impacto, pero esto generó un descontrol que se acentuaba por el asfalto lleno de sangre y otros residuos, lo que dio como consecuencia inevitable que Gorgor chocara directamente contra un árbol. Para infortunio de Ixai, en su emoción de machacar zombies con su cuchillo mantequillero, había olvidado una de las reglas más importantes para la supervivencia: “seatbelts”, por lo que salió disparando violentamente por el parabrisas del frente, tras lo cual Chick exclamó burlescamente  – ¡El wato volador! –  ahogando una carcajada.

Metros atrás del cuerpo inerte de Ixai, Gorgor no había sufrido grandes daños, pero no podría continuar hasta que se hicieran algunas reparaciones menores.

Ritvon abrió la puerta y con un movimiento rápido decapitó a un par de zombies que se encontraban cerca. Pero pronto se dio cuenta de que esa era solo una mínima porción de los zombies que los rodeaban y sin pensarlo volvió a subir al auto.

– Escucho sugerencias – Dijo volteando al resto del equipo.


Jan 17 2010

Highway to Hell

El camino de casa de Chick a casa de Ritvon fue más tortuoso de lo que esperábamos, la ruta tradicional – Av. Moctezuma – estaba bloqueada por coches chocados. Se podían distinguir algunas personas heridas huyendo de los infectados, otros intentaban atropellarlos y algunos cuantos intentando salvar a sus seres queridos, pero para estos ya era demasiado tarde, el virus que empezó como una vacuna era altamente contagioso por medio de fluidos corporales.

Buscando rutas alternas nos fuimos encontrando un sinfín de zombies. Cada quién se asomaba por su ventana blandiendo su arma y golpeando o disparando, así íbamos abriéndonos camino.

“¡Overkill!” – Exclamó CiX después de dispararle en el pecho a un señor zombie de aproximadamente 40 años y pasarle el coche por encima.

“¡Hat Trick!” – Acabo de decapitar a tres zombies que se acercaban con mi cuchillo para mantequilla.

A lo lejos divisamos a una anciana en medio de la calle, tenía un carrito de supermercado con tres gatos pequeños. Estaba dándonos la espalda por lo que no se distinguía si estaba infectada y Chick gritó para que CiX se detuviera.

– “¡No le hagas caso!” – Ritvon conocía los peligros de ser sentimental en este tipo de situaciones… alguien siempre muere.

– “¡Tengo que salvar a esos gatos! Ahorita regreso” – Una vez dicho esto, Chick salió corriendo del coche y se precipitó hacia la señora. Ella se volteó para mostrar su rostro sangriento y Chick le pegó con la sartén con tal fuerza que se escucharon los huesos del cuello tronar. La anciana cayó en el suelo sólo para encontrarse con otro frenético golpe de Chick.

Ritvon y CiX se miraron alegres, pues su amiga recordó el “double tap” que casi me cuesta la vida con Paloma, pero yo me percaté desde antes que había olvidado otra muy importante: “Don´t be a hero”; Hice mi mejor esfuerzo por disimular una pequeña risa que intentaba salir en cuanto vi como Chick batallaba por jalar una caja de madera para poder pararse sobre ella con las puntas de sus pies y asomarse dentro del carrito de supermercado. La escena en sí puede resultarles graciosa, pero mi alegría culposa tenía como origen el resultado de la misma.

– “Vámonos…” – Murmulló un Ritvon entristecido mientras observa como Chick era abatida por tres feroces felinos.La infección había evolucionado rápidamente y los animales también eran víctimas. – “Y atropéllala, no quiero que se haga zombie.”

– “¡Cien puntos!” – Se me escapó el grito mientras el coche brincaba por pasar encima del cuerpo tirado.

El resto del camino fue bastante silencioso, mantuvimos las ventanas cerradas y solo de vez en cuando alguien la bajaba para descargar su ira sobre algún muerto viviente que tuviera la mala suerte de cruzarse en nuestro camino.

Finalmente llegamos a casa de Ritvon, le marcamos a Ixion para que nos abriera y bajamos rápidamente del auto. Una vez dentro quedamos asombrados por lo bien protegido que estaba nuestro nuevo fuerte. Todo lo que se podía usar como arma estaba repartido en lugares fácilmente accesibles de la casa, los cuadros, vinos y libros habían sido remplazados por cuchillos, palos, cadenas… todo lo que pudiera provocar un golpe letal. En la planta baja las puertas y ventanas estaban reforzadas por muebles, y el primer piso servía de puesto de observación.

Atónito por la fortaleza, Ritvon tardó en darse cuenta que su hermano estaba tirado en el suelo –inerte – tras lo cual volteó a ver a Ixion con una mirada inquisidora.

– “No te preocupes, solo está drogado. Lo encontré convulsionándose cuando llegué y supuse que era la mejor opción hasta no comprobar que está infectado.” – Lo calmó Ixion. – “Por cierto, ¿dónde quedó mi esposa?”

– “Hicimos lo que pudimos para detenerla… pero intentó rescatar a unos gatos que resultaron infectados… le tuvimos que dar el golpe de gracia” – Contestó CiX cabizbajo.

Ixion contuvo sus lágrimas y se dirigió al cuarto de la televisión, separado del resto por una ligera cortina. Después de unos cuantos minutos, emergió nuevamente y nos juntó en el comedor.

– “Bien, tenemos que crear un plan si es que queremos sobrevivir” – Dijo enérgicamente. – “Lo primero es abastecernos de comida y bebida. También necesitamos evaluar la situación, es probable que tengamos que salir de la ciudad”.

Fue una noche dura, la enfermedad es tan nueva que la única información que podíamos recabar venía de nuestras noches de películas e imaginación, pero una idea se sobrepuso a todas las demás:

– “¡Hay que matar a todos y cada uno de esos bastardos que nos encontremos!” – Exclamó CiX mientras cargaba su escopeta. – “¿Ahú?”

– “¡Ahú!”


Jan 12 2010

Preparaciones antes de medianoche

Los tres corrían a la puerta de entrada junto a un debilitado Ixai que todavía tenía el cuchillo mantequillero sobresaliendo de su cuerpo, y justo cuando Chick pretendía abrir la puerta escucharon un estruendo que provenía de arriba.

Ixai: ¿Qué fue eso?

Chick: ¡No mames!, mi madre.

Ritvon: ¿¡What!?

Chick: Mi madre está arriba, por qué crees que me escondía; la verdad no sé cómo esté ella ni qué le pasó a Paloma.

Ritvon: Bueno sólo hay una forma de averiguarlo…

Chick: Ohhhh nooo!, no no no, yo no pienso subir.

Ritvon: Ahora que lo pienso necesitamos saquear tu casa con cualquier cosa que nos pueda ser útil, además ¿Qué hay de tus gatos?

Chick asustada: ¡Ahhh! ¡Mis bebés!

Ixai: ¿Vas a enfrentar a zombies por unos gatos?, “namames”.

Chick: Inche Wato, pues claro, son mis bebés.

CiX emocionado: Pues vamos *carga la escopeta* además no estaría mal volar algunas cabezas.

-*-

*Clic* Ixion cierra su teléfono sin poder quitarse de encima el mal presentimiento que lo había impulsado a venir. Habían pasando muchas cosas raras últimamente y empezó a reírse para sí mismo: no había creído que pasaría pero estaba agradecido con varios miembros del Crew quienes lo asaltaban constantemente con suposiciones, libros y teorías sobre los zombies, gracias a eso había podido ver los indicios. Recordó el camino hacia casa de Ritvon, múltiples choques, personas saqueando supermercados, personas con los ojos rojos y piel necrótica… no cabía duda, es probable que estuviera empezando…

Ixion: Nunca pensé que tendría que hacer esta llamada, pero necesitamos estar preparados.

Empieza a marcar un número…

-*-

Decidieron subir para rescatar a los gatos, encontrar cosas útiles y saber qué había sido de la madre y hermana de Chick.

Ritvon: ¿A dónde?

Chick: Ese cuarto de ahí.

CiX: Ustedes dos esperen aquí.

Se acercaron a la puerta con escopeta y katana en mano y entraron, estaba muy oscuro pero era claro que algo estaba mal.

Ritvon: Todo el cuarto está destrozado.

Chick se adelanta para ver el cuarto cuando…¡Brughhh!, al voltearse ve a Paloma gritar mientras sale de otro cuarto y empuja a Ixai, quién con cara de sorpresa es lanzado por el barandal de la escalera y cae.…RIP

Paloma se vuelve contra una horrorizada Chick y empieza a avanzar. Se oye un portazo y ¡BANG! Paloma es forzada contra la pared por el disparo de CiX.

CiX: ¡FIRST BLOOD!

Ritvon: Chick, ¿Estás bien?

Chick con voz estresada: No mames, claro que no mi hermana es un zombie, trató de comerme y ahora está muerta.

CiX: ¡Chick! Cómo es posible que se te haya olvidado la regla de “Double Tap” de Zombieland, esto es lo que pasa si no las sigues. ¡BANG! (otro disparo)

Chick: Quiero a mi marido…

-*-

*Click* Ixion cierra su teléfono de nuevo un poco aliviado de haber llamado, verifica los alrededores y se dirige al familiar portón de metal negro de la casa de Ritvon, blandiendo un bat que había traído. Timbra varias veces sin respuesta y le entra un mal presentimiento, sabía que los padres de Ritvon estaban de vacaciones pero Chechel debería estar adentro, toma una llave y golpea el metal cuando se da cuenta que la puerta está entreabierta, la empuja cuidadosamente y la cierra tras de sí. Todos los accesos hacia el interior estaban cerrados y mientras pensaba qué hacer se oyó que algo pesado caía al suelo, en ese momento no dudó y rompió uno de los cristales de la puerta para poder entrar.

Ixion: ¡Chechel!

Ve a Chechel tirado en el piso de la sala convulsionándose incontrolablemente, Ixion empieza a hablar para sí mismo.

Ixion: La vacuna por sí sola no está causando la mutación por lo que es probable que esté rechazando el cambio…. no puedo lastimarlo sin saber….aunque…

Sabía que no podría lastimarlo así nada más y que si se convirtiera en zombie había poco que podría hacer para defenderse debido a su poca fuerza, incluso usando el bat, pero no le importó; su inteligencia siempre había sido más que suficiente en situaciones difíciles. Después de pensar un poco obtuvo su respuesta: ponerlo inconsciente. Familiarizado con la casa y sus contenidos, corre a la cocina y busca entre los conocidos frascos enfrente de la estufa.

Ixion: Aquí está Ginko Biloba, tiene muchos beneficios pero si se usa en grandes cantidades es un potente relajante muscular, y si le agrego estas pastillas de proteínas para que funcione más rápido y este complejo B para potenciar, entonces…

Rápidamente mete las pastillas seleccionadas y con un poco de leche, las licúa y lo vierte en un vaso, corre a la sala y le pone el vaso en la boca a Chechel y lo obliga a tragar, retrocede un poco y espera. Ixion observa como lentamente las convulsiones paran y se queda estático, exactamente el efecto que quería lograr.

Ixion: Quedará “dormido” por varias horas e incluso cuando despierte no podrá moverse bien, entonces veremos qué hacer con él. Mientras tendré que preparar la casa para lo peor, sólo espero que los demás no tarden…


Jan 11 2010

Y a las diez quince…

El temor de encontrar a su madre convertida en zombie, recordó sus mil y un planes de escape para este tipo de contingencias.

Chick (murmurando para si, intentando treparse a un closet): Pero nah… Siempre me tildaban de loca cuando les decía que esto pasaría… ¡Demasiado Resident mis ovarios!

Mientras tanto Ixion, que para variar no estaba en el messenger cuando Chick pidió auxilio, se encontraba tranquilamente, aplicándose sus cremas y meditando cuando la voz de su interior le hizo saber que algo estaba mal; sin dudarlo tomó las llaves de su auto y se dirigió a casa de Ritvon, que por lo general es el punto de reunión Xbebopera. No tardó mucho en comprender la magnitud del problema…

¡Bang! Un fuerte disparo resonó en casa de Chick, seguido del inequívoco estruendo de cristales rotos.

Cix: ¡PWNED Modafucka!

Ritvon parpadeando incrédulo: No mames caon, ¿De dónde carajos sacaste esa escopeta? ¿Y por qué mierdas le disparaste al ventanal?

Cix se encoje de hombros y contesta alegremente: Me lo prestó el Cury, además siempre había querido reventarme a esa ventana.

Ritvon: Tienes problemas. – Mientras tomaba vuelo para meterse por la ventana rota.

Ixai: Cuidado con los vidrios wey, te vas a cortar.

Cix: A shinga… ¿Cuándo llegaste?

Ixai: No mames wey, venía con ustedes.

Ritvon: ¿Se pueden callar ustedes dos? Estoy intentando meterme con un triple mortal, medio giro a la derecha, patada voladora, caer en una sola mano y ustedes parecen viejas alegando.

Cix e Ixai levantaron una cejita esperando el típico desenlace. Ritvon pega el brinco y ¡¡¡Kapaw!!!

Ritvon (desde adentro de la casa): No mames ¿A quién carajos se le ocurre poner una maceta en las escaleras?

Cix levanta a Ixai de la cintura y cuidadosamente lo mete en la casa, acto seguido entra él pegando un fuerte brinco. Dentro Ritvon se había atado un trozo de su manga a la cabeza para detener el flujo de sangre de su partida ceja.

Ritvon: Busquemos a Chick, por lo general está en la cocina. Ahí puso su CajaX Elite en lo que compraba el router.

Entraron a la cocina solo para encontrar una gran mancha de sangre y babas, que fue el lugar donde cayó Paloma después del madrazo con el sartén que le dio Chick. Cix y Ritvon empuñaron sus respectivas armas (katana – Ritvon, escopeta – Cix) mientras Ixai se acercaba a inspeccionar la laptop aún prendida y en el messenger de Chick.

Ixai: Jijiji, dejó el messenger abierto.

Exclamó mientras cambiaba el nick de Chick a "Chick: Soy lesbiana" Y abría y cerraba sesión para que todos sus contactos se dieran cuenta.

Ritvon: Caon, no mames, agárrate un cuchillo o algo. ¿No estás viendo la fucking sangre en el piso?

Cix inspeccionaba el lugar buscando indicios de vida cuando de pronto un fuerte estornudo sonó de un closet.

Ixai: A cabrón… ¿Los zombies estornudan? Dijo mientras empuñaba un cuchillo que había encontrado tirado y que obviamente era el que Chick tiró cuando la atacó su zombie hermana.

Ritvon: No creo wey, eso sonó como pinche Chick con ataque de alergia. Venga, yo abro el closet y ustedes se preparan en caso de que no sea Chick.

Se posicionaron, Ritvon cuidadosamente junto a la puerta deslizable, Cix apuntando con la escopeta e Ixai se seguía riendo por haberle cambiado el nick a Chick.

Ritvon: ¿Listos? A la de tres, una… dos… ¡PUM!

Se abrió de golpe la puerta de arriba del closet. ¡BANG! (Disparo de Cix)

Ixai (pegando brinco de niñita): ¡Wooow! – Enterrándose sólo el cuchillo mantequillero, muriendo instantáneamente.

Cix: ¡No mames, que pendejo!

Chick: No mamen como son payasos, ahí si me encuentran rápido. Ayúdenme a bajar que acá  arriba está lleno de polvo.

Ritvon: Pinche Chick ¿No puedes decir que aquí estás? ¿Tienes que armar tu desmadre y asustar de muerte a Ixai?

Chick: Seh, seh. Lo que digas… ¿Dónde está mi marido? ¡No mames que te volviste a abrir la cabeza! (Mirando a Ritvon)

Ritvon: ¿A quién carajos se le ocurre poner macetas en la escalera? Y de tu marido no sé, deja le marco.

(Del otro lado de línea) Ixion: Wey ¿Dónde están? Pinche influenza, las calles están atestadas de gente enferma. Estoy afuera de tu casa en mi carro.

Ritvon: Venimos por Chick, dile a Chechel que te abra y cierra bien, ya vamos para allá.

Ixion: Cáiganle pues, pero apúrense.

Empuñando su sartén, katana, el cuchillo mantequillero del difunto Ixai y la escopeta los tres amigos corrieron al auto de Cix.


Jan 10 2010

Todo empezó a las 10…

Era un típico sábado; los xbebop y algunos más se habían reunido para fumar shisha, beber y jugar en casa de Ritvon como era costumbre.

–“¡Ey! ¿Ya supieron lo de la influenza?” –comentó vagamente Ixion.

–“¿Qué de la influenza?” –interrogó distraídamente Ixai sin dejar el control de lado.

–“Pues que la vacuna que trajeron de Canadá está haciendo reacciones secundarias y no sé qué tanto desmadre” –continúo Ixion.

–“Sí, no manches; yo escuché que con la vacuna ya no se mueren pero que algunos empezaron a sentir dolor de cabeza, dolor de ojos, náuseas y demás” –agregó Chick.

–“Pinches vacunas, no sirven para un carajo” –se mofó Ritvon.

–“¿Y ellos para qué se enferman…?” –siguió CiX, provocando la risa de ambos.

Ixion volteó con ellos sentenciando seriamente–“Cállate güey, ya van varios compañeros del trabajo están en el hospital”–. Ambos callaron de golpe provocando un silencio casi absoluto.

Chick, queriendo despejar el súbito silencio, continuó –“También en hache–pe como que hubo un ataque de influenza y han estado solas las oficinas…de hecho ya hay un programa de vacunación…”.

–“¿Y ya te vacunaste?” –se inmiscuyó Ixai.

–“¡Nooooo!” –alargó Chick.

–“Pues vacúuuunaateeee” –exclamó Ixai haciendo su típico gesto de ‘temblar’ las manos frente a él como signo de obviedad.

–“¿NO ESTÁS ESCUCHANDO? ¡PINCHE WATO! ¿¡TÚ QUIERES QUE ME MUERA, VERDAD!?” –gritó Chick alterada.

Ixai sonrió maliciosamente dejando escapar una pequeña risa –“Jijiji.

Razón sobrada, Chick le soltó un tremendo almohadazo, comenzando con la usual batalla entre ellos…

 


Eran las 10 am del domingo cuando Chick despertó y se dispuso a alistarse para ir a misa. El templo estaba inusualmente vacío, y de las pocas personas que había muchas estaban tosiendo; incluso el padre se veía algo enfermo. Era una mañana especialmente fría y vacía, por lo que el regreso fue tranquilo salvo por unos quejidos de la hermana de Chick, Paloma.

Al llegar a casa, la jauría de perros y gatos comenzaron a saltar, ladrar y maullar ruidosamente. Estaban más inquietos que de costumbre y después de intentar callarlos por un rato sin éxito, mejor optó por dormir unos minutos, pues la desvelada de la noche anterior estuvo pesada.

Los minutos se tornaron diez horas (y es que de no ser por el apetito tan fuerte que la hizo saltar de la cama, probablemente ahí se habría quedado).

Al salir de la habitación se percató de que ya era de noche y que la casa estaba a oscuras.

–“¡Paloma!… ¡Mamá!…” –gritó Chick asomándose un poco por las escaleras, y al no tener respuesta supuso que aquellas dos habrían salido a comprar algo.

Chick llegó a la cocina, prendió la laptop, exprimió algo de crema batida en su boca, puso un poco de música y buscó algo más que comer.

Cruuuuughhhh.

Un sonido extraño se escuchó mientras hurgaba el refrigerador.

Chick volteó hacia la oscuridad del cuarto contiguo –“¿Paloma?… ¿Gatitos?” –dijo en voz apenas audible.

No lo había notado antes, pero ninguno de sus gatos se encontraba en la casa…algo no andaba bien; asustada tomó un cuchillo (sin filo, como casi todos los de su casa) y se acercó a la puerta de donde vino el ruido.

La puerta se abrió de golpe.

Chick pegó un grito ensordecedor y salió corriendo al otro extremo de la cocina dejando caer el cuchillo.

Al voltear, vio cómo su hermana menor iba saliendo del cuarto con la cabeza agachada.

–“¡PALOMA! ¡IDIOTA, ME ASUSTASTE! ¿¡QUÉ ESTABAS HACIENDO!? ¿Y DÓNDE ESTÁN LOS GATOS?…” –gruñó furiosa Chick –. “Que chistosita…”

–“…”.

Chick volviéndose hacia la estufa –“¡Ash! Voy a cocinar algo, ¿quieres?”.

–“…” – Paloma continuó en silencio.

–“A ver si ya dejas tus bromitas…” –siguió refunfuñando Chick, todavía algo molesta, mientras tomaba un sartén y lo ponía sobre el fuego–. “Y pásame ese cuchillo que tiré por tu culpa…”

–“…”.

–“¡¡Andaaaa, vamooosss!! Si no…” –volvió a gruñir Chick a medias, pues en ese momento Paloma levantó la mirada.

Tenía los ojos rojos, el rostro y su boca llenos de sangre y una expresión de ira que Chick sólo pudo sostener por una fracción de segundo antes de que Paloma saliera disparada hacia ella lanzando sonidos guturales.

Chick empezó a correr en círculos alrededor de la mesa gritando mientras Paloma la perseguía hasta quedar acorralada.

Chick –“Paloma, aléjate…te lo advierto.”

–“¡¡GRAAAAAAHHH!!” –gaznó Paloma con eco fantasmal al momento que se disparaba nuevamente contra su hermana.

Chick tomó el sartén caliente y ¡WONG! Le había arremetido un tremendo golpe en la cara con él, dejándola inconsciente.

Chick corrió rápidamente a la computadora, se conectó al Messenger y comenzó una conversación en el grupo ‘Doteros’:

Chick: “¡¡NO MAMEN!! ¡¡MI HERMANA ES UNA ZOMBIE!!”

CiX: “¡¡Tsss, Culeraza!!”

Chick: “¡¡ES NETA!! ¡¡TRATÓ DE COMERME!!”

Ritvon: “¬¬Demasiado Resident para ti…”

Chick: “Nunca puede haber demasiado Resident…pero es netaaa, estoy asustada…¿Pueden venir?”

Ritvon: “…”

Chick: “Ándenle y prometo no burlarme de ustedes nunca más :)”

Ritvon: “¿Ni siquiera de que lleve una katana?”

Chick: “…”

Ritvon: “¬¬”

Chick: “Está bien, ni siquiera de tu katana…”

Ritvon: “Va, pero si esto es una broma, tú pichas el pomo”

Chick: “Sí pues, pero córranle…”

Chick: “Por cierto… ¿Dónde está Ixai? Siempre lo veo conectado…”

 


Afuera de su casa, Ixai se encontraba esculcándose por todos lados (como era costumbre).

–“Ching…creo que olvidé mis llaves…” –exclamó quedándose pensativo.

–“Ouuuuhhh” –lamentó alguien cerca de Ixai.

–“Que pedo…pinche borraaachoooosss” –pensó Ixai aún buscando en sus bolsillos.

Los lamentos se volvían más sonoros y molestos, pero Ixai, irritado, continuaba buscando sus llaves perdidas, ahora en su mochila, sin percatarse de sus alrededores.

–. “¡¡Wooow!! ¿Qué pedo? ¡Aguanten!” – el “borracho” había tomado a Ixai por la espalda y comenzaba a devorarlo junto con otro sujeto, mientras el joven de cabello rubio exclamaba todo tipo de gritos en diferentes tonos.

A lo lejos, la escena parecía un chiste grotesco, pero no había nadie alrededor para disfrutarlo…